cancelar
Mostrando resultados para 
Buscar en cambio 
Quiere decir: 

[Fanfic] Que Dificil Es Decir Te Amo Capitulo 2 (Tristana x Teemo)

Que Dificil Es Decir Te Amo (Fanfic de Tristana y Teemo)

Capitulo 2: "Un combate que no termina bien..."

El comedor del Instituto estaba lleno de vida y muy animado en la mañana siguiente.

—Esta comida esta decente, pero le falta un poco de Draaaaaaven —Draven se estaba quejando frente al cocinero que la comida no coincidía con su nombre, algo que se había vuelto costumbre.

—Por enésima vez Draven, la comida no puede llevar tu nombre... —El cocinero cruzó los brazos, con una mirada cansada de tener la misma discusión cada mañana.

—Tú no tienes idea con quien estás hablando! Draven se irá a quejar con el gerente de este lugar! —Draven lo señaló, y se marchó bastante ofendido.

—Como sea... —El cocinero se volteó y comenzó a limpiar una bandeja. —Idiota...—

En otra parte del comedor Cho'Gath, Kha'Zix y Tahm Kench no hicieron ningún esfuerzo para calmar sus feroces apetitos.

—ÑIAM! ÑIAM! ÑIAM! ÑIAM! —Cho'Gath gritó con la boca abierta, haciendo que a Tahm Kench le cayeran restos de comida.

Tahm Kench se quitó el sombrero y se sacudió su ropa para quitarse las manchas. —La pronunciación correcta mi finísimo caballero horroroso es ñam ñam ñam... —

Kha'Zix se puso una garra en la frente. —Ni siquiera sé porque me junto con ustedes... —

Si ignorábamos esto podríamos decir que el resto de los campeones estaban vitoreando en la sala con la lucha de vencidas entre Olaf y Gragas.

Tristana ingresó en el comedor con su pelo todavía algo húmedo tras la ducha de ayer, se había quedado dormida y ahora estaba con prisa para conseguir algo para comer antes de que se terminara la comida de la mañana. La artillera caminó con calma hacia la ahora vacía fila del almuerzo, y miró al cocinero con los ojos llenos de esperanza, pero todo lo que tuvo a cambio fue una lamentable sacudida de cabeza por parte de este.

—Lo siento Tristana, ya no me queda nada —

Desalentada por la pérdida de alimentos, la artillera se fue a sentar en la mesa no oficial de la Ciudad de Bandle, ya que allí estaban sentados la mayoría de los yordles, incluyendo a Amumu, el cual estaba sentado en el extremo de la mesa, llorando en silencio mientras comía.

—Hola Trist —Teemo la vio sentarse junto a él y la saludó, tan alegre como siempre.

—Hola Teemo... —respondió ella algo desanimada.

—Hey Tris —Rumble estaba sentado frente a ella.

—Hey Rumble —contestó con el mismo ánimo de hace unos segundos.

—¿Y tú desayuno? —preguntó Rumble mirando hacia arriba del brazo robótico con el que estaba jugando en la mesa.

—Yo… llegué demasiado tarde —dijo Tristana con un algo de remordimiento.

Teemo vio la decepción en los ojos de su amiga, y miró su plato del cual no había comido demasiado. Sin pensarlo dos veces, Teemo deslizó su plato, dejándolo frente a Tristana. —Toma Trist, yo no tengo hambre —dijo alegremente el explorador.

—¿Estás seguro? —ella lo miró.

—Claro, tu pareces necesitarla más que yo —Él le sonrió y ella felizmente se puso a comer. No es que la comida que ofrecían en el comedor fuera muy buena, de hecho, era algo regular, sin embargo, en estos momentos a Tristana no le importaba porque tenía más hambre que un león.

—Podrías haber tomado mi comida... —Rumble se quejó.

—Podría haberla tomado sí ahora mismo no estuviera en toda tu cara —Tristana le sonrió. Rumble se tocó el pelaje de su mejilla para encontrar los restos de su desayuno y se sonrojó un poco de la vergüenza.

—Creo que voy a ir al campo de prácticas —Teemo se bajó de su taburete.

—Iré contigo —Tristana le habló justo cuando había terminado de zamparse la comida que le había dado su amigo.

—No... yo... preferiría estar solo. Está bien, n-no te preocupes —Teemo le respondió algo incómodo.

—Oh... —Los hombros de la artillera cayeron notablemente y ella miró hacia abajo por un momento. ­—Bien, supongo que luego… nos vemos —La artillera le sonrió y se despidió al mismo tiempo que Teemo se marchó. Tristana miro hacia atrás para ver a Rumble, quien parecía estar algo molesto. —Uh... disculpa? —preguntó la yordle peliblanca.

—No eres tú, es ese tonto —Rumble se refería a Teemo.

—¿Qué pasa con Teemo? —

—Ósea, ¿Cuál es su problema? Tu solo querías ser amistosa y practicar a disparar junto con él. ¿Que acaso no puede aceptar tu amistad? —

—Él no es tan malo, es solo que... aún no está acostumbrado a tener compañía —Tristana trató de defender a su amigo, pero Rumble estaba en lo cierto. —No es que sea malo…. es solo que él no es un yordle normal —

—Y entonces, ¿Por qué te esfuerzas tanto por él? No parece que él se esfuerce mucho por ti —El mecánico volvió a lanzar otra severa acusación.

—Rumble, tienes que entender que Teemo es… distinto, no podemos en su contra. Ya sabes que pienso que tú también eres genial porque no eres un yordle normal —

—¡¿Crees que soy genial?! —Rumble la miró con un destello en sus ojos.

—Por supuesto, yo pienso que todos mis amigos son geniales —Tristana le sonrió felizmente.

—Oh... claro... por supuesto —Rumble se rascó el cuello, algo avergonzado de haber malentendido las palabras de su amiga.

—ATENCIÓN A TODOS LOS CAMPEONES! ¡EL PRIMER COMBATE DE LA MAÑANA COMENZARÁ INMEDIATAMENTE! —La voz del anunciador se escuchó por todo el lugar. —LOS CAMPEONES ALISTAR, DIANA, GANGPLANK, TEEMO Y JAX DEBEN REPORTARSE EN EL NEXO AZUL Y POR EL NEXO ROJO DEBERÁN REPORTARSE EZREAL, MAESTRO YI, POPPY, TRISTANA Y RAMMUS —

—Fantástico... —murmuró la artillera. —Bueno, el deber me llama —Ella se despidió de Rumble.

—Espera! —Rumble la llamó y ella se volteó. —Está ese... evento de caridad en Demacia en unos días...esto... ¿Vas a ir? —

—No estaba pensando ir ¿Por qué? ¿Tú sí? —

—Bueno...pensé... que tú y yo podríamos... ir juntos? ¿Tal vez? —El mecánico hizo torpemente la pregunta a causa de sus nervios.

—Uh... —Los ojos de Tristana se movieron alrededor de la habitación. —Claro, ¿por qué no? ¡Ya hablaremos más tarde! —Ella se despidió rápidamente de Rumble y salió corriendo por la puerta.

Más tarde en la plataforma de invocación del equipo rojo...

Siempre había un sentimiento de inquietud en ese momento que ocurría antes de entrar al campo de batalla, cuando todo el mundo pone su mirada sobre ti y en cada movimiento que haces. Tristana tenía un buen equipo o al menos eso parecía, pero no se sentía completamente concentrada en combate pronto a realizarse, por algún motivo no se podía concentrar tan bien como solía hacerlo. Y ahora todos estaban en medio de la oscuridad, esperando para ascender a la Grieta del Invocador. Justo en ese momento Tristana sintió un golpecito en su hombro.

—Tristana, pareces tener problemas —Era la voz de Poppy, aunque era difícil verla en la oscuridad.

—No es nada Poppy, estoy bien —La artillera le respondió bastante tranquila, aunque realmente estaba bastante insegura.

—Pues fíjate que no te creo Trist. Mira, si te pasa algo, trata de solucionarlo rapidito para que podamos ganar ¿sí? —Poppy siempre era tan inocente y tranquila para hablar, que podría decir que todo está bien incluso en las peores circunstancias.

—Solo... hombres... —Fue todo lo que Tristana pudo responder.

—Ah claro. ¿Son tus problemas con Teemo? Uy... te juro Trist que Lulu no paraba de hablar sobre aquello anoche cuando me invitó a tomar té —

—NO TENGO NINGÚN PROBLEMA CON TEEMO! —gritó Tristana.

—Shh... —Todo su equipo la mandó a callar.

La plataforma comenzó a subir, y Tristana sintió la presencia del invocador entrando en su mente. Quienquiera que fuese, era de esperar que estaba más concentrado que ella.

HORA DEL COMBATE

Equipo Azul (Alistar, Diana, Gangplank, Jax y Teemo) VS Equipo Rojo (Ezreal, Maestro Yi, Poppy, Rammus y Tristana)

El combate empezó de forma muy repentina y los invocadores ya habían decidido hacia donde iban a enviar a los campeones. Ezreal y Tristana fueron enviados al carril inferior. Ezreal fue obligado por su invocador a bailar, lo que hizo que Tristana y todo el equipo se rieran ya que se veía bastante afeminado. Estaban contra Gangplank y Jax, lo cual era algo raro, ya que ellos no solían ir por el carril inferior. Aun así, comenzaron las escaramuzas hasta la llegada de los súbditos. El combate avanzaba a un ritmo constante; muerte por muerte, regresos a base y de vez en cuando alguna que otra de horda de súbditos. Ningún equipo parecía tener la ventaja hasta el minuto veinte.

En el minuto 20...

—MASACRE ENEMIGA! —La voz resonó en todo el lugar y Tristana vio que Teemo había conseguido otra muerte contra el Maestro Yi y ella empezó a temer al pensar en la idea de ser atrapada sola en la jungla. Ella estaba en la torreta exterior del enemigo en su carril, Ezreal había regresado a base, por lo que la artillera estaba sola. Cuando la torre comenzó a desmoronarse, su Invocador le ordenó que se diera la vuelta. Estaba atrapada entre los súbditos enemigos y allí apareció Teemo por detrás de ella. La artillera sintió como un terrible escalofrío recorrió su espalda cuando el explorador le disparó un dardo cuyo veneno se extendió rápidamente a través de sus venas. Ella se vio ralentizada, y conociendo a Teemo, habría llenado de setas todas las posibles salidas, lo cual no se veía bien. Pero de la nada Poppy tacleó a Teemo y lo inmovilizó en el suelo mientras este forcejeaba con su martillo.

—Tristana! ¡Dispara! —Poppy le gritó mientras forcejeaba con Teemo. La artillera sintió las ordenes de su invocador para que disparara, pero no pudo encontrar el gatillo, sintió las rodillas endebles y que Boomer le pesaba un montón.

—¿Qué pasa? ¿Por qué no puedo disparar? —pensó alarmada la yordle.

—TRISTANA! —Poppy le gritó por última vez, pero era demasiado tarde, ya que Teemo logró quitársela de encima y le disparó sus dardos a la Guardiana del Martillo, haciéndola caer lentamente de rodillas hasta morir. —Justo en el martillo... —Fueron las últimas palabras de Poppy antes de morir.

—UN ENEMIGO ES IMPARABLE! —La voz hizo eco y Teemo fijó su atención nuevamente en Tristana. Antes de que pudiese reaccionar, un gran rayo de luz golpeó a Teemo, enviando al pequeño yordle al suelo. —SE ACABÓ! —Ezreal había llegado, y posó de forma victoriosa sobre el cuerpo caído de Teemo.

Luego del combate...

El combate terminó bastante mal para el equipo de Tristana, ya sea por la gran rabia de los invocadores, así como a su falta de concentración. La artillera solo esperaba que el combate no fuese a tener alguna consecuencia significativa. Tras evitar a todos los periodistas en esta ocasión, la artillera se dirigió a los dormitorios femeninos una vez más. Allí, mientras caminaba a su habitación se encontró con una Poppy bastante agravada.

—Hey... Poppy... —Tristana le sonrió de forma torpe. —¿Qué pasa? —

—Tristana, ¿Por qué no disparaste? —Poppy trató de mantener la calma, pero era obvio que estaba enojada.

—Yo... no sé, tal vez mi invocador perdió la conexión por un momento —

—Trist mira, eres una buena artillera, una de las mejores, tal vez la mejor y nadie merece estar aquí más que tú, sin embargo, si tú no puedes diferenciar lo que es tu vida personal y lo que son los combates de la Liga, me temo que voy a tener que pedir que te suspendan hasta que puedas resolver tus problemas —Poppy habló con algo de dureza y se marchó a su habitación cargando su martillo, dejando a Tristana bastante confundida.

—¿Qué me pasa? ­—pensó ella...

Esta historia continuará en el próximo capitulo...

0 RESPUESTAS 0