cancelar
Mostrando resultados para 
Buscar en cambio 
Quiere decir: 

Que Difícil Es Decir Te Amo C3 (Fanfic de Tristana y Teemo)

Ah... una naranja deja las cosas a medias, pero bueno, continuemos

Capitulo 3: "Teemo/Rumble; La rivalidad comienza"

"¿Qué la suspendieron? ¿Por qué?" Teemo miró incrédulo a Poppy, ambos estaban sentados en el comedor. Había pasado un rato desde el combate y Tristana había sido suspendida temporalmente por lo ocurrido.

"La suspendieron porque ella tiene problemas personales que no le permiten concentrarse en los combates. Y... si me lo preguntas, creo que tu eres el causante de la mayoría de esos problemas." La guardiana miró a Teemo, el cual bajó su mirada hacia el suelo por un momento.

"Creo... que iré a hablar con ella." Dicho esto, Teemo se despidió de Poppy y partió en busca de Tristana, donde quiera que estuviera ella.

Mientras tanto en el campo de entrenamiento...

No hubieron más partidas para Tristana ese día, y para ella era como un descanso bien recibido pese a que estaba más centrada en sus pensamientos. Hizo lo que pudo para pensar mientras observaba los objetivos volar en pedazos, pero no importaba cuantas veces jalase el gatillo, nada se veía claro. Esto la hizo enojar, y a su vez, comenzó a disparar a ciegas casi sin darle a nada. Ella miró a los muñecos de heno con nada más que confusión y enojo, dado el hecho de que no sabía que pensar.

"Teemo es mi mejor amigo, y el único con el que me siento segura a mis espaldas, pero él nunca está ahí cuando yo solo quiero... pasar el rato o salir con él...

*Flashback*

Tristana se había encontrado con Teemo en la ciudad de Bandle y ella estaba muy emocionada, ya que Pentakill iba a tocar esa noche y ella tenía dos boletos pero no tenía con quien ir. Cuando ella vio a Teemo, decidió preguntarle si quería ir con ella.

"Oye Teemo, Pentakill vendrá a tocar esta noche y me preguntaba si... bueno... si querrías venir conmigo." Ella lo miró con mucha esperanza.

Teemo la miró decepcionado. "Ay... Tristana... lo siento, pero no puedo ir hoy día, tengo que tomar el turno de noche de un amigo que no pudo venir a entrenar a los cadetes." Luego de decir eso pasó corriendo rápidamente por el lado de ella. "Tal vez la próxima vez!"

En el concierto...

"Gracias por acompañarme" Tristana miró a su acompañante ocultando su pequeña decepción.

"BROMEAS?! ME ENCANTA LA MUSICA DE PENTAKILL!" Lulú le respondió emocionada mientras seguía el ritmo de la música...

*Fin del flashback*

"Mmm... no creo que quiera estar con él, sin embargo, no me considero un 100% sociable, pero..."

"Tristana" Una voz a sus espaldas la sacó de sus pensamientos.

La artillera se volteó para encontrarse con Teemo, quién la observaba con su agradable sonrisa y alegre expresión.

"¿Estás bien?" Ella no le respondió de inmediato, ya que no sabía que responderle a su amigo. "Lo siento por lo del combate, espero no haberte lastimado..." dijo Teemo con pesar.

"¿Eh? Oh no, no te preocupes, estoy bien, tu solo estabas haciendo lo que tú sabes hacer mejor que nadie" Ella le ofreció una sonrisa reconfortante. "Me pillaste bastante bien" dijo mientras reía.

"Bueno, tu también me tuviste acorralado un par de veces." Los dos cayeron en un silencio profundo después compartir una pequeña risa. "Escucha Tristana, respecto a cuándo Poppy me tenía en el suelo."

"Teemo me confundí ¿Ok?" Ella lo interrumpió ya cansada del tema.

"Tristana, no puedes dudar en medio de un combate, tú misma lo sabes mejor que yo" La voz infantil de Teemo hacia difícil tomar en serio la situación, pero estaba claro que lo era.

"Sí, ya lo sé... es que es difícil intentar dispararte ¿sabes?" Los hombros de Tristana cayeron, pero ella levantó la mirada cuando sintió el calor de la mano de Teemo en uno de sus hombros.

"Mira Tristana, te comprendo, pero por favor, la próxima vez que nos toque pelear en equipos distintos, hazme el favor de volarme la cabeza. Hazlo, por mi" El explorador bromeó con una sonrisa, a la que Tristana le correspondió ya que le pareció algo gracioso, pero aún así no podía evitar sentirse culpable por atacar a un amigo.

"Oye... está ese... evento de Demacia en unos pocos días. ¿Tu vas a ir? Quiero decir, eres uno de los más conocidos de la Liga, supongo que eso te hace un invitado más prestigioso que yo..." La mirada de la artillera era una de curiosidad.

Teemo se rascó el cuello. "La verdad... yo no soy muy fanático de las fiestas o los eventos sociales... de hecho hoy le doné algunas cosas a Garen... pero no creo que vaya a ir. ¿Tu pensabas ir?"

"Si, Rumble quería que fuéramos juntos, pero pensé que podríamos hacer espacio para ti"

"Oh..." Teemo pareció distante. "No, no creo que vaya, de hecho creo que voy a ir a entrenar un poco más, uno nunca sabe..."

"Bueno, si cambias de opinión, avísame... ¿Si?"

"Lo haré" La conversación termino y Teemo siguió su camino. 

Tristana no se sintió mejor, aunque hablar con Teemo lo hizo un poco menos horrible. Ella regreso a su práctica mucho más concentrada que antes, pero aún así con muchas más preguntas en su cabeza.

Mientras tanto, Teemo iba caminando por los pasillos de los dormitorios masculinos. El sol había comenzado a ocultarse en el exterior, y él estaba tarareando una pequeña melodía para pasar el rato. No fue un mal día, de ninguna forma, de hecho si pudiera repetirlo, lo haría. No obstante no podía, ya que no era ni Ekko ni Zilean, así que tomó decisión más común y se dirigió a su cuarto.

Pero de repente, entre las sombras, un yordle bastante familiar saltó en frente de Teemo y alzó los brazos en el aire para bloquearle el paso.

"¿Rumble?" Teemo lo miró confundido. Rumble era un poco más pequeño que el él, pero su pelo de punta parecía compensar la falta de estatura. A pesar de todo, la mirada del mecánico no era la mas intimidante que Teemo hubiese visto.

"¡Escúchame bien Teemo! ¡Tú y yo tenemos que poner las cosas en orden ahora!" dijo el yordle azulado prácticamente dándole una orden, mientras que Teemo solo encogió los hombros y asintió.

"Eh... ¿Y sobre qué quieres hablar? Mira, si es por lo de nuestros dormitorios, ya te dije que podías tener el mío si lo querías. De hecho no me importa que tenga vista al mar en lo absoluto..." La respuesta del explorador solo desató la confusión de Rumble.

"¡¿Qué?! No! Es sobre Tristana!"

"¿Qué pasa con Tristana?"

"¡Maldición! ¡¿Eres estúpido o te haces?! Escucha, a mi me gusta Tristana, y a ti también te gusta, y de la manera que yo lo veo... ella solo puede estar con uno de los dos y tu ni siquiera le prestas atención a"

"Si le presto atención..." Teemo lo interrumpió para corregirlo. "Pero si lo que quieres es tener una relación con Tristana, adelante, por mi no hay problema. Ella se merece ser feliz."

"No... no te importa?" Rumble se sorprendió al ver que Teemo se había rendido tan fácilmente, al menos según su punto de vista. 

"Oye, yo no soy la madre de Tristana. Ella puede estar con cualquiera que la haga feliz, si ese alguien resulta ser tu... francamente tú no eres mi mejor opción si me lo preguntas, pero bueno, es su decisión después de todo" Teemo le contestó con su sonrisa habitual. "Eres un yordle inteligente Rumble, te pones un poco ingenuo a veces, pero tú y Tristana tienen mucho en común.."

"¿Tú crees?" preguntó el mecánico.

"Claro, ambos disfrutan la compañía del otro, y... les gusta hacer volar cosas ¿Qué más necesitas?"

"Uh... gracias... supongo. Es que pensé que tú querías estar con Tristana..." Rumble finalmente confesó sus intenciones, pese a la misma confusión que le habían generado las respuestas del explorador.

"Bueno..." Teemo dudó un par de veces hasta que finalmente se decidió. "Creo que pensaste mal, buena suerte..." Le dio unas palmaditas en el hombro a Rumble y siguió caminando hacia su dormitorio, dejando al pequeño mecánico algo confundido.

"Este tipo está loco..." pensó Rumble.

Teemo ingresó en su habitación y cerró la puerta en silencio detrás de él. Examinó los alrededores, todos sus mapas de los campos de batalla, sus diferentes tipos de veneno, los distintos aspectos que usaba en los combates, ese horrible traje de conejo hasta el mismo desearía poder quemar... Y todo le pareció muy aburrido en ese momento.

Se dejó caer sobre la cama, y por primera vez en el día su sonrisa se borró. Ahora mismo estaba con una expresión algo rara, parecía una mezcla entre tristeza y confusión.

"Ella puede ser feliz con Rumble... ella se merece a alguien... que pueda hacerla feliz" Pensó el explorador antes de dormirse.

Fin del capitulo 3

Nos vemos en el próximo capitulo~

0 RESPUESTAS 0